Neymar luce sus heridas de guerra

Neymar fue uno de los jugadores más destacados de Brasil en la clara victoria de ayer de la ‘canarinha’ ante Bolivia (5-0). Aunque consiguió un gol, el 300 en su carrera profesional, que le permitió superar a Zico en la lista de goleadores históricos con la selección brasileña, no todo fueron buenas noticias para él.

En el minuto 37 de partido, vio una tarjeta amarilla que le impedirá jugar ante Venezuela la próxima semana, lo que ha provocado que adelante su vuelta inmediata a Barcelona. Además, mediada la segunda mitad recibió un codazo por parte del jugador boliviano Duk, que le dejó toda la cara ensangrentada, protagonizando una de las imágenes del día.
Aunque el crack azulgrana ha colgado hoy una foto en la red socialSnapchat en la que aparece sonriente junto a su padre y en la que se pueden comprobar los efectos del golpe sufrido la pasada madrugada en la ceja derecha, en la que luce hasta cuatro tiritas de sutura.